¡Somos VÍCTIMAS, no antivacunas!
    
Pedimos: Reconocimiento de los efectos adversos
    
Atención sanitaria adecuada para las jóvenes afectadas
    
Activar protocolo de actuación: investigación, seguimiento de las jóvenes afectadas...
    
Fondo de compensación por daños de la vacuna
    
Retirada de la vacuna del VPH

Nuestra Asociación

Untitled 4

¡SOMOS VICTIMAS, NO ANTIVACUNAS!

 

La Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma es una asociación sin ánimo de lucro que tiene como fin promover la asistencia, información y organización de personas afectadas al presentar efectos adversos por las vacunas que intentan prevenir algunos de los virus del papiloma humano (VPH).

 

 Leer más...

Asóciate

asociate1

Si eres una víctima de la vacuna del VPH en España unete a nosotr@s. La unión hace la fuerza

 Tienes varias formas de ser socio de nuestra asociación, lee las fichas rellena y envía la que desees a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .

Gracias por tu colaboración.

 

 

Carta abierta a los medios de comunicación

VACUNA VPH ¿HASTA CUÁNDO?

Hace unos días, hemos recordado con tristeza, lo que les ocurrió a Karla y a Raquel, dos adolescentes que se vieron afectadas gravemente por los efectos adversos de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano. Desde entonces otras muchas niñas los han tenido que padecer en el anonimato, sin que nadie haya hecho nada por remediarlo.

La perspectiva del tiempo transcurrido nos hace ver con mayor claridad el despropósito de lo ocurrido. Las presiones ejercidas por el laboratorio por un lado y  por un grupo de sociedades médicas, que veían comprometidos muchos de sus proyectos,  por otro, llevaron al Ministerio a cometer una serie de errores al empeñarse en negar la evidencia de que la vacuna era la causa de lo que les había sucedido a las niñas.

Además esta negación les eximia de tener que dar cuentas a la ciudadanía respecto a su propia actuación al incluir “a bombo y platillo”  la vacuna en el sistema de vacunación español, y al mismo tiempo servía para silenciar las voces de muchos profesionales que empezaban a mostrar sus reticencias respecto a la conveniencia de continuar administrando esta vacuna a las niñas, reticencias que, estas sí, ponían en serio peligro  no sólo lo que los laboratorios habían previsto como un fructífero negocio sino también lo que políticamente se había considerado  una rentable baza política.

Es la necesidad de zanjar el asunto cuanto antes para acallar a unos y contentar a otros y no la obligación de investigar lo que les había sucedido a las menores, que era lo que los padres demandaban, lo que les lleva a adoptar una serie de medidas que nada tenían que ver con la salud de las niñas. Desde la AEMPS se emiten notas proclamando la seguridad de la vacuna casi de inmediato, en las que de forma implícita se reconoce que ya se habían reportado casos similares en el ámbito de la Unión Europea y que por lo tanto no eran ni mucho menos los primeros casos de reacciones adversas a esta vacuna que se habían notificado, como postulaban algunas voces interesadas.

Sin embargo, con las notas, La AEMPS no consigue su principal objetivo que no es otro que el de “convencer” al personal sanitario, especialmente a los médicos para que continúen administrando la vacuna. Por esa razón se constituye el 12 de marzo un Comité de “expertos” encabezado por el propio presidente de la AEMPS.

Dicho Comité, según la información dada por la propia Agencia, se reúne con el equipo médico que atendía a las niñas los días 30 de marzo y 16 de abril, produciéndose como resultado de dichas reuniones la “modificación” del diagnóstico inicial emitido por los equipos médicos de los Hospitales Clínico de Valencia y Son Dureta de Palma de Mallorca, según aparece reseñado en alguno de los trabajos realizados por destacados miembros de la Consellería de Sanidad Valenciana.

La modificación de un diagnóstico que se ha hecho en base a los resultados de un sinfín de pruebas objetivas, no es sin duda una cuestión baladí, pero avenir las historias clínicas a ese nuevo diagnóstico, debía ser, sin duda, una tarea mucho más ardua. Tal vez por ello se intentó preservar la impunidad de los equipos médicos incluyendo en las conclusiones de un trabajo que se decía “de investigación”  algo tan insólito como es un juicio favorable sobre la actuación sanitaria: “Los equipos médicos del Hospital Clínico de Valencia y del Hospital Son Dureta actuaron, en todo momento de forma correcta”, según reza en el documento emitido,  juicio que sea dicho de paso, no hacía  más que poner en evidencia la corrección de dicha actuación. En todo caso es a los jueces a quien compete dirimir este tipo de cuestiones y no a los expertos.

La inclusión, el 4 de marzo, en la ficha técnica del medicamento de los síntomas que habían sufrido las niñas, reconocía lógicamente la relación causal entre estos y la vacuna, pero lejos de reconocerlo públicamente, zanjaron el asunto atribuyendo que la causa estaba en las propias niñas por el simple hecho de serlo. Nunca antes me había sentido tan DISCRIMINADA como MUJER, colgarnos este sambenito es impropio de una sociedad avanzada y de un gobierno que se define como progresista. Si nadie lo remedia, mucho me temo que este escandaloso asunto se va a convertir en el mayor atentado contra la SALUD PÚBLICA que se recuerda en nuestro país.

Carmen Capilla Lanagrán.

Documental PAPILOMA!

 Castellano 

Les dones hem de decidir

 Catalán 

Todo sobre el VPH

 Castellano 

 

Actualización Vaers

 

AGOSTO 2017  
Descripción Total
Discapacitados

1.974

Muertes

324

No recuperados

9.686

Pruebas papanicolau
anormales

618
Displasia cervical 279
Cáncer cervical 129
Amenaza de vida 825
Visitas a Urgencias 14.518
Hospitalizaciones 4.795
Permanencia prolongada
en el hospital

321
Notificaciones serias 6.836
Notificaciones de
reacciones adversas

51.522

Multimedia

 

 

 

 

 

 

 

 

Contacto

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

699 267 508

an1

 

20479755 334820753624450 9052135476894325486 n

 

an3